lunes, 4 de agosto de 2014

Preguntas inesperadas en una entrevista



Preguntas_Inesperadas


Además de las habituales preguntas, algunas entrevistas laborales incluyen en su rutina el planteamiento de situaciones hipotéticas muchas veces impensables o preguntas fuera de contexto. ¿Qué es lo que en realidad están poniendo a prueba los entrevistadores?
¿Te consideras una persona con suerte? ¿Si tuvieras que elegir una canción para cantar en un concurso, cuál sería? Este tipo de cuestiones pueden surgir en una entrevista y si bien no hay respuestas correctas o incorrectas, hay una intencionalidad en su planteamiento.
El entrevistador, en realidad, suele estar poniendo a prueba:


  1. Tu capacidad para improvisar: Muchas preguntas están simplemente planteadas para analizar tu capacidad de construir una respuesta coherente y acorde a lo que se te ha solicitado, por más inverosímil que resulte. ¿Qué harías si te encontraras con un oso polar? Sería un forma de evaluar el modo en que te enfrentas a las situaciones fuera de la rutina habitual.
  2. Tu creatividad: Otras veces el entrevistador querrá observar tu ingenio y la facilidad para responder a estímulos. Especialmente si el puesto de empleo lo requiere, pueden surgir preguntas de este estilo, en donde el planteamiento de una situación hipotética sólo actuará como disparador para observar tu vuelo creativo.
  3. Tu habilidad para resolver conflictos: Hay oportunidades laborales en donde la resolución de conflictos es el pan de cada día. Por ello, es habitual que el entrevistador te planteé problemas -incluso cuando estos nada tengan que ver con tu área de desempeño-, simplemente para poner a prueba tu habilidad en este campo.
  4. Tu resistencia a la presión: Las preguntas inesperadas o fuera de contexto son, ante todo, elementos inesperados y desestabilizadores. Es muy probable que el entrevistador quiera analizar tu capacidad para mantenerte impasible en un momento en que todo candidato se siente presionado a no fallar.
Siempre ten presente que el entrevistador quiere probar tu reacción como empleado de la compañía. Aprovecha para mostrar cuantas más competencias involucradas con el puesto sean posibles. Es correcto pedir una aclaración si es necesario.
Piensa como un profesional y no quieras ser más listo que tu entrevistador ni tomes el desafío como algo personal. Cuestionar las preguntas puede ser visto como un tendencia a la confrontación. Intenta responder a la pregunta lo mejor posible, utilizando tu ingenio y tu razonamiento y principalmente, relájate: ¡No existe una respuesta correcta!

Fuentes: Adecco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pincha aquí para ver el trabajo que se hace en la Fundación Atenea