viernes, 12 de agosto de 2016

Poesia: El colmo de la paciencia



Las estas pasando negras
Este hombre castellano
Que es buen padre, buen marido
y un tío la mar de majo.

Da más vueltas que un molino
Y no encuentra ni un trabajo.
No le importa lo que sea,
Porque no es un remilgado.

Él haría un buen papel,
Por ser culto y preparado
En trabajos de oficina,
Y también le gusta el campo,

Pues seguro que estaría
Tranquilito y relajado
Escarbando cebollinos…
O cuidando de un rebaño…

O en trabajos de albañil

Estaría ni pintado
Porque entiende de ladrillos
Y de armar cemento armado.

Podría barrer las calles…
Discutir en el senado…
Peno nada ¡no hay manera,
Siempre se han adelantado!

Su mujer se muestra esquiva
Los chiquitos están raros
Tiene que pagar facturas…
Le amenazan con desahucios…

Duerme mal y siempre tiene
Un cabreo de mil diablos.
Esta feo y encogido,
Casi siempre cabizbajo.

No se mira en el espejo
¡Y su vida está hecha un asco!
¡Ojalá que tengas suerte,
Noble amigo castellano

Que se cumplan tus anhelos,
Aunque yo lo veo raro..!
No creías, pero empiezas
A escarbar en los milagros.

No sabias rezar,
Pero hoy estas rezando.
Te deseo tanta suerte
Que no acierto ni a explicarlo:

¡Que tus altos vuelos, lleguen
Tan arriba, en el espacio,
Que las campanas al vuelo
Se te queden muy abajo!



Autora: Carmen Quintanilla Buey
La Gaceta de Castilla y León, Nº 103.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pincha aquí para ver el trabajo que se hace en la Fundación Atenea